El camino a la gloria: tercera ronda

image_pdfimage_print

Buscando avanzar un paso más hacia su título número 14 en Roland Garros, Rafael Nadal (3°) ingresaba a la pista Suzanne Lenglen, dispuesto a dar todo lo que Cameron Norrie (45°) le exigiera.

El español tuvo un arranque errático, aunque fue suficiente para conservar su servicio. Por el otro lado de la red, el británico estaba dispuesto a jugarle de igual a igual.

No hubo quiebres hasta el sexto game, donde la segunda oportunidad fue bien aprovechada por el trece veces campeón, situándose 4-2 con su saque. Ratificó el quiebre, y luego Norrie reaccionó, por lo que Nadal dispuso de su servicio para cerrar el primer parcial. Si bien no se lució en todo el set, el manacorí no dio oportunidades de quiebre con su saque y lo selló por 6-3 en 36 minutos.

En el segundo set, Norrie comenzó sacando y ganando. Aprovechó su segunda oportunidad de break, colocándose 2-0 con su servicio. Sin embargo, no pudo ratificar la ventaja y Nadal volvió a conseguir la paridad. Sin embargo, el británico no pudo ratificarlo, cediendo su servicio. Un nuevo punto de quiebre le volvía a dar la ventaja en el set al nacido en Johannesburgo, quien esta vez buscaría sostener su saque. El mallorquín no se lo permitió. La intensidad del partido estaba en su punto más álgido. Nadal volvía a sacar para alcanzar a su rival en el marcador. 3-3.

No contento con ello, El Matador se impuso al saque de su rival, colocándose 4-3 con su servicio. Ratificó su ventaja, y con otro nuevo break se adueñó del set por 6-3 en 42 minutos.

Comenzaron el tercer parcial manteniendo sus games. A la primera oportunidad, Nadal convirtió el quiebre, preparándose para sacar para colocarse 4-1. Norrie defiende y se mantiene en el partido. El español se coloca 5-2 y traspasa toda la presión acumulada a su rival, que aunque parecía sobrepasado por la misma, defendió match point. Con su saque, La Fiera cerró el set y el partido: 6-3/6-3/6-3 en 2h 07m para el trece veces campeón.

Puño en alto, mirada tenaz, concentración extrema y la pasión de siempre.

Fabrice Santoro, finalizado el encuentro, preguntó al ganador qué tan importante es su equipo y su familia: “Este ultimo año y medio fue muy difícil para todos los jugadores, no específicamente hablando de mí, porque no he viajado tanto, pero sí para todos los que tuvieron que viajar, y no estar a tiempo completo con el equipo y la familia. Mi equipo es muy importante para mí porque gracias a ellos soy lo que soy hoy en día, además, jugar con público es muy bueno para nosotros”.

Con este triunfo, son 33 partidos consecutivos ganados, y se extiende su racha en Roland Garros a 103-2 (98,1% de efectividad), además de que obtuvo su acceso a los octavos de final por decimoséptima vez.

Enfrentará a Jannik Sinner (19°), a quien le supo ganar en las dos ocasiones en que se enfrentaron: 7-6(4)/6-4/6-1 en los cuartos de final de Roland Garros 2020 y 7-5/6-4 en el Masters de Roma de este año.

Créditos de las imágenes a “El Español” & “Eurosport”.

Visitas: 16312