El camino a la gloria: primera ronda

image_pdfimage_print

El rey de Roland Garros ingresó al estadio Philippe Chatrier con una mirada de concentración y ferocidad en partes iguales. Así inició el camino hacia su título número 14 en la arcilla parisina y el récord de Grand Slams.

Quien intentó destronarlo en la primera ronda fue Alexei Popyrin (63°), un joven australiano de lenguaje corporal rebelde, como quien va a intentar algo osado. Y estaba en lo cierto, porque vencer a Rafael Nadal (3°) en Roland Garros es el mayor reto del tenis, y hasta quizás del deporte en general. Su récord en este evento es de 101 victorias y sólo 2 derrotas… apabullante.

El inicio del encuentro se mantuvo parejo. Popyrin es un gran sacador (tercero con más aces en la temporada), e hizo uso de su potencia para mantenerse sin quiebres. Ambos jugadores defendieron sus servicios hasta el octavo game, donde el manacorí supo marcar la diferencia y lograr el break, colocándose 5-3 con su saque y luego cerrando el primer parcial por 6-3.
El siguiente set comenzó con quiebre y ratificación por parte de Nadal. Mantenerle el ritmo ya parecía algo mucho más complicado que al inicio, y la presión cayó sobre el joven de 21 años… el español afiló las garras y se quedó con el segundo parcial por 6-2.

Al igual que en el primero, Popyrin y Nadal conservaron sus saques en el inicio del tercer set, aunque hubo break points que no pudieron concretarse. La paridad se sostuvo hasta el 3-2, donde sorprendentemente el australiano consiguió el quiebre, situándose 4-2 con su servicio, y repleto de confianza, defendió categóricamente su juego de saque, sin ceder puntos (5-2). Sin embargo, en frente estaba La Fiera, quien ganó su juego (3-5) y luego, sacando el australiano, a quien la presión (que generó falta de convicción) lo llevó a desperdiciar dos set points, terminó siendo quebrado. Cuando uno deja la jaula abierta, la fiera se escapa, y así fue: el trece veces campeón ganó su servicio, y aunque no pudo conseguir el break, se quedó con el tiebreak por 7-3.

“Un partido muy difícil contra un muy buen jugador. Creo que jugué un buen partido y siempre es único y muy especial jugar en Philippe Chatrier, estoy muy contento de regresar, y muchas gracias a todo el mundo”, manifestó el mallorquín en la entrevista post partido.

Con parciales de 6-3/6-2/7-6(3) en 2h y 23m, El Matador avanza con confianza a la segunda ronda del torneo que lo vio triunfar en trece ocasiones. Tuvo que trabajar un poco más de lo que parecía en un principio, pero al final gana en sets corridos.

Con esta victoria, su récord es de 101-2, es decir, 98,06% de efectividad. Buscará acrecentar esta cifra ante Richard Gasquet (53°), su próximo rival, a quien ha vencido en 16 ocasiones sin conocer la derrota.

Créditos de las imágenes: Roland Garros.

Visitas: 16312