El camino a la gloria: cuartos de final

image_pdfimage_print

Cuartos de final en Phillipe Chatrier ante uno de los rivales que más incomoda a Rafael Nadal (3°), porque su juego se asemeja en cierto punto con el suyo, y porque todo lo trae. La cita era importante. Del camino a su decimocuarto surgía una traba muy difícil: Diego El Peque Schwartzman (10°).

El español pone en juego la bola, hace correr al argentino de lado a lado, y cierra el game con un ace. Schwartzman hizo lo propio, recordándole a su contrincante que este iba a ser un partido largo y complicado. El primer punto de break fue del lado de Nadal, pero fue bien defendido por el contrario. 2-2. La igualdad la quebrantó el manacorí, quien sacudió al porteño con su drive, ganando el juego en 0, colocándose 4-2 para sacar. Inmediatamente el Peque recuperó el quiebre, preparándose para servir 3-4. Para su pesar, el español, cuando sufre un break, es cuando mejor juega. Nuevamente, Nadal luchó y presionó para lograr el break, y lo consiguió, para posteriormente, con su saque, cerrar el set por 6-3 en 43 minutos.

El segundo set tuvo a un Peque reaccionario, quien comenzó sacando y ganando su juego, y luego forzando al Matador, quebrándolo y prontamente, ratificándolo. Obteniendo la considerable ventaja de 3-0. Nadal no se iba a quedar sin responder. Conservó su servicio, consiguió el break, e igualó el marcador. El argentino volvió a empoderarse y tras ganar su juego de saque, quebró al español, quedándose con el segundo parcial por 6-4 en 49 minutos.

Schwartzman tuvo un buen arranque en el tercer set, a diferencia de Nadal, a quien se lo veía inseguro, pero que pudo defender su servicio e equiparar el tanteador. Se mantuvo la paridad hasta bien entrado el set, la tensión estaba latente en Phillipe Chatrier. Quien más sufría era el español. El punto de inflexión llegó en el noveno game (el más crucial del partido), estando 4-4. Fue allí cuando la Fiera logró imponerse en el momento justo. Consiguió el break, y fue al descanso para después sacar 5-4. Terminó quedándose con el parcial más importante del partido: 6-4 en 43 minutos.

La confianza de Nadal se mantuvo, ayudada con un leve cambio de estrategia, más centrado en su drive profundo, lo que sirvió para quebrar el game inicial del cuarto set. Lo ratificó en 0, su rival andaba de capa caída. Cuando la Fiera huele a sangre, juega su mejor tenis. Volvió a quebrar al argentino en 0, yendo al descanso para servir con ventaja de 3-0. Repitió la fórmula para ponerse 5-0 con la oportunidad de cerrar el partido con su servicio. Imponiendo su jerarquía y autoridad, el trece veces campeón y defensor del torneo se impuso por 6-3/4-6/6-4/6-0 en 2h 45m.

“Diego es un jugador increíble, siempre es muy difícil para mí, es increíble retornar a la semifinal. Les agradezco a todos ustedes por venir el día de hoy a la Phillipe Chatrier. Para mí son muchas emociones volver aquí, venir a Roland Garros, es mi torne favorito, es el más importante de mi carrera”.

“Nos conocemos bien, creo que empecé mal el segundo set, después pude volver, pero al final, en el juego de 4-4, devolviendo con viento a favor, me ayudó. (…) Siento que debí de jugar más agresivo el set”.

“Le he dicho cientos de veces, siempre siento el apoyo de toda mi familia desde que soy chico (…) No puedo agradecerles lo suficiente a mi familia y a mi equipo (…) Sin el apoyo de la familia y de los fans no podría estar aquí”.

Con esta victoria, la 105, alcanza su decimocuarta semifinal (13-0) y extiende su porcentaje de efectividad a 98,13% (105-2), así como el cara a cara con Diego Schwartzman (11-1). Felicitaciones al argentino, quien fue el jugador quien más puso en aprietos al español en París desde 2019.
Buscará avanzar a la final ante el vencedor del duelo Novak Djokovic (1°) – Matteo Berrettini (9°).

Créditos: Depor.com (portada) & Mundo Deportivo.

Visitas: 16312